Una garganta de tronío

 

La Paquera de Jerez.

Venga, chicas, vamos con ella. Por aclamación popular y por necesidad de desahogo. Y para desahogo, el de ella, el de la Paquera de Jérez.

.

Tengo un novio relojero,

cada que viene a verme

se le rompe el minutero.

.

Continúa en Sigueleyendo.

Anuncios