Mírame

 

Rocío Jurado.

Cuando se canta y se toca flamenco hay que mirarse. La relación entre el guitarrista y el cantaor tiene que ser intensa, profunda. No importa que sea amor u odio lo que se profesen, lo que importa es que sea de verdad. Escribo esto porque para mi, que soy hija de la televisión, hay tres imágenes a las que vuelvo por la intensidad de las miradas que incluso la fría pantalla es capaz de transmitir. Y hoy, las comparto con ustedes. Pasen y miren…

Continúa en Sigueleyendo.