Que todo el año suene a calvario

img_9270

La Trini cantando una saeta.

Hacer de la saeta algo ameno, para cualquier ocasión y musicalmente variado fue el objetivo de Antonio Pastora cuando compuso el último disco que canta La Trini, una cantante de Córdoba con facilidad para llevar la raíz del flamenco hacia el jazz y viceversa. La empresa parece imposible al tratarse de un palo centrado en un solo y delicado tema: el calvario de Jesucristo en sus últimos días como hombre. Pero ni Antonio ni Trinidad se arredraron y crearon Saeta, once temas con referencias a Debussy o Satie y aires de Peter Gabriel pensados para acompañar en el coche, en casa, en el trabajo o ante la imagen de un santo.  Y no necesariamente en Semana Santa.

Hay muy pocos discos de saetas y aunque su proyecto es el más ambicioso y novedoso musicalmente hablando, no son los primeros que intentan sacar de sus límites a un género que se hizo plenamente flamenco a principios del siglo XX. Otros, la mayoría anónimos, lo intentaron con la letra:

Atormentao y sin culpa

te llevan en una cruz.

Lo mismito trata el amo

al campesino andaluz.

Letras que comparan las fatigas del dios con las del humano, versos con otra intención que reflejan “la recia humanidad de una saeta”, como escribió Manuel Chaves Nogales.

Sigue en El Estado Mental.

Anuncios