Si tus ojillos fueran aceitunitas verdes

Camarón y Paco de Lucía

Hoy un canción, sólo una. Y por tangos, que son alegres y moviditos. Y así homenajeamos también a la Niña de los Peines, de la que hablaré otro día.

Limpiaba el agua del río

como la estrella de la mañana,

limpiaba el cariño mío

el manantial de tu fuente clara.

 

Ahhhh… Esto es la primavera. La del alma y la de las flores. Y la hizo suya Camarón de la Isla en su reencuentro con Paco de Lucía en 1983. Porque Camarón y Paco de Lucía se separaron o se tomaron un tiempo, como se dice ahora, y a Camarón le tocaron otros, muy bien por cierto.

Como el agua clara

que baja del monte,

así quiero verte

de día y de noche.

 

Que cada uno entienda lo que quiera. Aquella separación dio sus frutos. Sin ella Camarón no habría hecho “La leyenda del tiempo”, otro disco que nadie quiso y que luego se convirtió en objeto de culto para los flamencos y los que no lo eran. Aquí el cuerpo pidiendo guerra:

Yo te eché mi brazo al hombro

y un brillo de luz de luna

iluminaba tus ojos.

 

De ti deseo yo “toíto” el calor

pa’ ti mi cuerpo si lo quieres tú

fuego en la sangre nos corre a los dos.

 

El autor de esta letra y de todas las que incluye el disco “Como el agua” (menos una) es Pepe de Lucía, hermano de Paco y, aunque ayudado de lo popular y sin dueño, un buen letrista. Pepe da una luz maravillosa a lo que toca y en este disco, se quedó en la gloria. Ahí va la que para mi es la mejor parte de estos tangos y quizás de las mejores estrofas que se han escrito en el flamenco del siglo XX:

Si tus ojillos fueran

aceitunitas verdes,

“toa” la noche estaría

muele que muele, muele que muele,

“toa” la noche estaría

muele que muele, muele que muele, muele que muele.

 

La relación de Camarón con la familia de Pepe y Paco fue más que fructífera. Si en el reencuentro con el guitarrista en 1983 se encargó Pepe de poner la letra, antes se había encargado Antonio Sánchez Peciño, padre de los de Lucía. En 1969 Camaron tiene 19 años y se va a Madrid. Y allí es este hombre el que presenta a su hijo a Camarón y empieza una relación de la que saldrían los nueve discos que publicó de 1969 a 1977 y que marcan el estilo y la fuerza de la primera etapa del cantaor gaditano.

Luz del alma que me adivina

y a mí me alumbra mi corazón,

mi cuerpo alegre camina

porque de ti lleva la ilusión.

 

Luz y agua, es decir vida. La que le dieron al cante gitano, muy gitano, de Camarón la familia de Pepe y Paco, que proyectaron la hondura y la tradición del de la Isla para que se convirtiera en el artista iconoclasta que fue luego y hasta que se lo llevó la parca. Y así lo cantaba uno y lo tocaba el otro:

Anuncios

Se permite cantar, se ruega no escupir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s